Saltear al contenido principal

Movilización popular es mecha de pólvora contra el golpe – entrevista

“Donde los movimientos fueron a la ofensiva, hubo retroceso de Temer. Donde no hubo ofensiva, no acontece nada, continúa el juego de la derecha avanzando”, afirma profesor de la Unicamp

Por Eduardo Maretti, de la RBA.

Tres semanas después de la votación que alejó a la presidenta Dilma Rousseff, dos fenómenos merecen destaque, según el sociólogo Laymert Garcia dos Santos, de la Universidad Estadual de Campinas (Unicamp). “El primero es que la gran ficha empezó a caer, con la reacción de los movimientos organizados, pero también de sectores que no esperábamos que tuvieran tanta energía, pero tuvieron una reacción enorme y muy importante. Desde el punto de vista del golpe, constatamos que tienen que hacer todo corriendo, porque saben que el reloj corre en su contra, con el crecimiento de la movilización popular, dice.

“Donde los movimientos fueron a la ofensiva, hubo retroceso de Temer. Donde no hubo ofensiva, no acontece nada, continúa el juego de la derecha avanzando.” Menciona como ejemplos de ofensivas exitosas en la reacción contra el golpe los casos de las mujeres (Temer volvió atrás de la extinción de la secretaría), de la habitación (retroceso en los cortes en el Mi Casa, Mi Vida) y cultura (recreación del ministerio).

“A pesar de los medios, cada día que pasa tenés una situación de mecha de pólvora contra el golpe. Esto, desde el punto de vista interno”, evalúa. “Desde el punto de vista externo, después de aquellos episodios grotescos del Congreso (al votar el impeachment), hubo una reacción internacional. Eso fue una sorpresa para los golpistas, que creían que iban a hacer la cosa suave y con una apariencia de legalidad. Pero eso no pegó ni interna, ni externamente.”

En entrevista a la RBA en marzo, por tanto antes del golpe, el sociólogo dijo que los movimientos sociales y populares solo lograrían obtener resultados si fueran al ataque. “La resistencia no puede ser solo una cosa defensiva, tiene que avanzar”, afirmó.

El segundo punto de destaque, con Dilma alejada, “fue la rapidez con que el golpe dentro del golpe se declaró”, dice el sociólogo. “O sea, el conflicto entre los golpistas y la tentativa de transferir el poder al PSDB –que no tenía la influencia que tenía el bajo gangsterismo del PMDB para consumar el golpe–, pero que ahora quiere el poder. Yo llamo golpe dentro del golpe a la tentativa de criminalizar al PMDB, que ya era criminal desde allá atrás, para transferir el poder al PSDB”, evalúa. “Todo eso está en los medios internacionales. El golpe sale del bajo clero bandido y va al alto clero bandido, que son los interlocutores de los americanos y de las altas finanzas. Los otros (PMDB) fueron masa de maniobra en esa historia, y ahora van a ser quemados.”

La actuación de la Justicia está ahora mucho más clara, en la opinión de Laymert. “El problema principal para mí, desde hace meses, era la Procuradoría General de la República y el papel del STF. Ahora ya se mostró que las altas instancias de la Justicia son golpistas. En este segundo momento, lo que me espanta más es la velocidad con que eso se explicitó, a través de los vaciamientos. Pero también eso forma parte de la lucha por el poder dentro del golpe.”

MTST y Pueblo Sin Miedo

 

Según el sociólogo, la “victoria” del MTST y Frente Pueblo sin Miedo, que decorre de su movilización, es importante desde el punto de vista simbólico y político. La manifestación frente a la casa de Temer, en San Pablo, y después la ocupación de la oficina de la Presidencia de la República, también en la capital paulista, son dos ejemplos de actos victoriosos, en su opinión. “Esos actos tuvieron una carga de densidad enorme y demostraron gran inteligencia política.”

Lo mismo se aplica a las mujeres. “Yo no esperaba que la politización de las mujeres fuese tan fuerte al punto de demostrar capacidad de movilización nacional.” Para Laymert, las asociaciones políticas hechas por ellas también demostraron inteligencia política.

“Ellas hicieron una asociación, que tiene todo que ver, entre la violación de Río de Janeiro y la violación, digamos, política que fue el golpe. Y más, hicieron la asociación entre Gilmar Mendes y (Roger) Abdelmassih (médico acusado de abusar sexualmente a pacientes) y Bolsonaro. Ellas hicieron aún asociaciones que muestran siempre la cuestión que está por atrás de la violación, que es la impunidad.”

Las ocupaciones a escala nacional de edificios del Ministerio de Cultura y del Instituto de Patrimonio Histórico y Artístico Nacional (Iphan) y de la Funarte, por los artistas, también sorprendieron positivamente. “No esperábamos que eso aconteciera con esa velocidad.”

Entrevista y texto por Eduardo Maretti, publicado el 03/06/2016, en la RBA.
Imagen en el post y en la home (detalle), de Ricardo Stuckert / Instituto Lula – fotos públicas. Manifestación contra el golpe, Avenida Paulista, San Pablo, 10/06/2016.
* Traducido por Cecilia Diaz Isenrath

 

rba-logo

Rede Brasil Atual

Este artículo también está disponible en: Portugués, Brasil

Volver arriba